martes, 9 de junio de 2009

Lecciones que aprender

El otro día estaba siendo un quejumbroso (como todos los domingos) y me dí cuenta de que hay miles de blogs por ahí cuyo contenido consiste en fingir ser Carrie Bradshaw la de Sex and the City. Como la lesbiana que soy intentaré hacer un post pseudocarrie:

¿Será cierto que cada vez que algo malo te pasa es porque hay algo que aprender? Parece ser que cuando una es mujer no hay errores ni malas rachas si no puras lecciones de vida.

El miércoles pasado recibí una invitación a la inauguración de un lujoso club nocturno en Manhattan del Sur. Dolida porque me batearon por cuarta vez en la semana decidí invitar a mis amigas y hacer una noche de girls only. Quedamos de vernos a las 8, lo que para una mujer promedio significa las diez de la noche así que nos vimos ahí a las once.

Al llegar todas nos llevamos la desagradable sorpresa de que Aureliana había llevado a su novio ¿Qué no iba a ser una noche de sólo chicas? Por si fuera poco estaba empezando mi periodo. El club era un lugar hermoso lleno de cincuentones de esos que le quitan a los veinteañeros la ilusión de ligarse mujeres mayores así que todas estábamos contentas. Eso fue hasta que Aureliana y el cromosoma Y decidieron irse temprano para tener una envidiable y romántica caminata por el malecón de Xochimilco.

Después nos enteramos de que justo cuando Aureliana y su hombrecito se besaban a las orillas del canal salió un manatí y con sus poderosas mandíbulas se llevó al novio de Aureliana al fondo del lago. Ella, obviamente estaba en shock, pues el gran mamífero semi-marino le salpico sus zapatillas de piel de ornitorrinco de $800USD ¿Acaso no tiene una derecho a usar zapatos finos? Desolada, la pobre Aure nos habló para que la fuéramos a consolar y posiblemente a acompañarla por un nuevo par de zapatos (porque la muerte de cualquier novio se soluciona comprando zapatos).

A la mañana siguiente la acompañé a la zapatería donde atendía un musculoso hombre con bigotito de policía de película de los setentas. En cuanto el hombre le vio los pies se enamoro de ella y terminó su turno temprano. Para no hacer mal tercio yo me regresé a mi casa a comer helado del bote y ver mil veces el final de Casablanca.

Queda claro que las cosas pasan por algo, si no hubiera sido por ese manatí Aure jamás hubiera concocido a Mustacho Pornstar y yo pesaría tres kilos menos. Sólo hay lecciones que aprender.
Propongo que los/las blogueras que escriben así empiecen a imitar a Carrie la de Brian de Palma.

11 comentarios:

MICHELLE FURLONG dijo...

weeee, jajaja

tu eres mucho peor en la "vida real".

Empezarias diciendo algo como:

"Siempre me he preguntado cual es la relacion del tamaño de las bubis de una chica con...."mmmhh no espera , eso ya eso ya lo haces en el blog...jaja

te quiere Mich.

Sender Eleven dijo...

Neta ¿No seras vieja wey?

El Contador Ilustrado dijo...

francamente estimulante

psirako dijo...

¿se vale comprar los zapatos desde antes para que mi novia llore tantito mi muerte?

Sea Legs dijo...

hahahahahaha
no mames
a mí me pasó lo mismo, pero yo estaba reafirmando mi bronceado de estrellas en Texcoco beach.
oseaaa salió una pinche foca encabronadísima y se llevó mis chanclas gucci.
maldita seas foca! maldita seas!

Exenio dijo...

aish... pinches manties...

Carla Santini dijo...

Creo que VIEJO Y EMPEORADO, debería llamarse VIEJO Y EMPEORANDO ... (Gran post) :D

Violetta dijo...

yo no podria, no tengo amigas :( solo una todos los demas son amigos machos hahahaa

Sender Eleven dijo...

O Vieja y Empeorando.

the lines on my face dijo...

jajajajaja, lo bueno de no leer tu blog en un rato es que cuando regreso no paro de reír en un buen rato, jajaja ya hasta me salieron lágrimas, jajajaja saludos

Mente sin recuerdos dijo...

Este post esta super chido¡¡¡ tienes don para los blogs de chicas heterosexuales que buscan hombres, proque no haces uno alternativo donde "la vida empiece a los 40"