lunes, 3 de diciembre de 2007

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme

Hace casí un mes que regrese de la estación biológica del instituto de ecología A.C localizada en el Morro de la Mancha (Veracruz). Este es probablemente el viaje de la carrera en el que más alcohol he bebido, sin embargo cuando sucedió el accidente estaba perfectamente sobrio.

Me salí a prender una fogata en la playa con unos amigos y al regresr por las chelas en completa obscuridad me corte la pierna con un fierro oxidado (con el que salgo en las fotos), como no había botiquín (el encargado llevaba 6 botes de repelenta mitad vacios y ya) me cubrí la herida con una toalla femenina que me regaló Eva.











2 comentarios:

Forrester dijo...

¡Es verdad!, yo vi la herida;en la tercera foto resalta tu dolor.

PD. Sí estaba pensando en alguien, lo peor esque ya está muerto.

PINACATES EN LA CABEZA dijo...

efectivamente es asqueroso y te ves bien mal !jajaja